Protocolos para desinfectar espacios de uso público o particular - Blog Edenet - Edenet

Vaya al Contenido

Protocolos para desinfectar espacios de uso público o particular

Edenet
Publicado por en Noticias Sector ·
La desinfección implica mucho más que una simple limpieza. No se trata solo de eliminar suciedad, sino de acabar con virus, bacterias, hongos y otros patógenos nocivos para la salud. Para ello, resulta imprescindible emplear productos con capacidad biocida y, en ocasiones, también herramientas y equipos adecuados.
 
Hay que tener en cuenta, por otra parte, que las tareas de desinfección van a depender tanto del tipo de inmueble como de su uso, ya que en cada caso los procedimientos y la periodicidad de la desinfección pueden variar sensiblemente.
 
Otro aspecto básico es el referente a los productos empleados para la desinfección. El Ministerio de Sanidad cuenta con un listado de productos virucidas, algunos de los cuales solo pueden ser utilizados por empresas especializadas e inscritas en un registro especial. Otros, en cambio, son aptos para su uso doméstico y puede emplearlos cualquier persona. Por eso desde habitissimo nos comparten cómo debe realizarse la desinfección.
 
Hogares
 
En la desinfección de las distintas superficies se pueden utilizar sin problemas tanto lejía diluida en agua como productos con ingredientes activos como el ácido láctico, cloruro de didecildimetil amonio, etanol o propanol de venta en comercios.
 
Es importante prestar especial atención a todas las superficies del baño, incluidos accesorios o grifos. En el resto de la casa la desinfección debe realizarse sobre cualquier superficie con la que se pueda tener contacto, desde pomos de puertas o manivelas de ventanas hasta interruptores de luz. Los textiles se deben lavar en ciclos con agua a más de 60 ºC o, si no es posible, usar vapor.
 
Comunidades
 
Se pueden utilizar los mismos productos que en la desinfección doméstica, aunque las superficies que se deben tratar son más amplias: portales, escaleras, trasteros y zonas comunes. En todas ellas hay elementos especialmente sensibles, como es el caso de tiradores y pomos, porteros, botones de llamada de ascensores y pasamanos.
 
Es recomendable una empresa especializada realice una desinfección en profundidad de manera periódica. La razón es que de forma manual no siempre se llega a todos los lugares susceptibles de albergar microrganismos.
 
Bares y restaurantes
 
Se trata de establecimientos especialmente sensibles en los que los protocolos de desinfección deben ser muy estrictos. No solo eso, sino que además están sujetos a una normativa específica muy rigurosa para garantizar la salud pública.
 
Cocinas, almacenes y zonas de trabajo están especialmente expuestos a la acumulación y proliferación de patógenos en unas condiciones de temperatura y humedad óptimas para ellos. Esta es la razón de que la limpieza deba ser frecuente y escrupulosa. Es imprescindible desinfectar diariamente encimeras, utensilios y, en general, cualquier superficie que esté en contacto con alimentos.



Regreso al contenido